Termoterapia + Obetherm

Termoterapia + Obetherm

La termoterapia es un tratamiento que consiste en la aplicación de calor con fines terapéuticos. Normalmente era aplicado en el ámbito de la fisioterapia como método para tratar dolores musculares, contracturas e inflamaciones, pero su uso se ha extendido a la estética para reducir la grasa localizada, la celulitis y el sobrepeso.

Las ventajas de la termoterapia son varias: mejora la circulación gracias a la vasodilatación que produce la terapia; aumenta la sudoración, lo que ayuda a perder peso; aumenta las defensas del organismo; beneficia la oxigenación de las células; reduce la inflamación de varices y demás problemas vasculares; actúa como un analgésico para calmar el dolor en personas con afecciones musculares o del sistema nervioso; relaja las fibras musculares; mejora la apariencia de los tejidos afectados por quemaduras, y favorece el drenaje linfático.

¿Para qué sirve la termoterapia en estética?

Como hemos comentado, la termoterapia es muy beneficiosa. Aplicada a la estética, ayuda a eliminar los depósitos de grasa, mejora la apariencia de la celulitis y estimula la reducción de peso, siendo, por tanto, un tratamiento eficaz para la obesidad.

La aplicación de calor en el cuerpo estimula el catabolismo de las grasas, es decir, la conversión de las moléculas grandes y complejas procedentes de los alimentos o de nuestro propio cuerpo en otras más simples y pequeñas para conseguir energía. Por ello, la termoterapia es un interesante aliado para perder peso.

Además, la sudoración que se produce durante el tratamiento y los efectos diuréticos de la termoterapia benefician la eliminación de toxinas, reduciendo los problemas de retención de líquido e hinchazón que presentan muchos pacientes. La evaporación del agua favorece la pérdida calórica, lo que contribuye a la reducción de peso y de volumen corporal.

Pero no solo puede emplearse para bajar de peso en pacientes con obesidad. La sudoración y el catabolismo de las grasas también acaban con la adiposidad localizada en aquellas personas que, aun estando delgadas, cuentan con acumulaciones de grasa localizada en zonas como las cartucheras, el abdomen o los muslos.

Por otro lado, como mejora la circulación, reduce la celulitis y favorece la eliminación de líquido en áreas como el abdomen, los glúteos y los muslos.

¿Cómo actúa la termoterapia?

En el supuesto de que se quiera emplear como tratamiento para la obesidad, es necesario que el calor aplicado sea capaz de penetrar hasta el panículo adiposo, que es la capa más profunda de la piel, la hipodermis, lugar donde se acumulan las células de grasa. Además, este calor debe aplicarse de manera generalizada y no localizada, para que los efectos de la termoterapia sean efectivos.

En el caso de que se traten casos de celulitis o depósitos de grasa localizada, el uso del calor se hará de manera local. Para conseguir reducir y mejorar la apariencia de la celulitis, el médico tendrá que aplicar calor que sea capaz de llegar también hasta la hipodermis, pero centrará ese calor únicamente en el área a tratar, ya sean las cartucheras, el abdomen o los muslos.

En función del tipo de calor que empleemos y del método de aplicación del mismo, el tiempo del tratamiento de termoterapia puede variar, aunque por norma general, la mayoría de las sesiones duran entre diez y treinta minutos.

Dichos métodos son perfectos para tratar la celulitis, recuperar la hidratación de la piel, oxigenar la dermis y tratar problemas musculares, articulares o reumatoides. Asimismo, ayudan en la regulación de las glándulas sebáceas, cuya actividad está detrás de los casos de psoriasis, dermatitis seborreica, acné…

Precio

Termoterapia Cuerpo Entero (30min) – 20€

Reserva tu Cita

Cargando ...
Reservar Cita
Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia.